¡Necesitamos hablar sobre el engaño en robótica social!

 Aunque algunos autores afirman que el engaño requiere intención, nosotros argumentamos que puede haber engaño en la robótica social, se pretenda o no. Al centrarnos en el engañado en lugar del engañador, proponemos que se pueden crear creencias falsas en ausencia de intención. La evidencia de apoyo se encuentra tanto en ejemplos humanos como animales. En lugar de asumir que el engaño es incorrecto solo cuando se lleva a cabo para beneficiar al engañador, proponemos que el engaño en la robótica social es incorrecto cuando conduce a impactos dañinos en los individuos y la sociedad. La apariencia y el comportamiento de un robot pueden llevar a una sobreestimación de su funcionalidad o a una ilusión de sensibilidad o cognición que puede promover una confianza fuera de lugar y usos inapropiados, como el cuidado y compañía de los vulnerables. Consideramos la asignación de responsabilidad por el engaño dañino. Finalmente, sugerimos que los impactos dañinos podrían prevenirse mediante la legislación y el desarrollo de un marco de evaluación para aplicaciones sensibles de robots.

https://link.springer.com/article/10.1007/s10676-020-09573-9

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: