Los activistas de la privacidad están ganando peleas con los gigantes tecnológicos. ¿Por qué la victoria se siente vacía?

https://www.theguardian.com/commentisfree/2021/may/15/privacy-activists-fight-big-tech

Para los activistas de la privacidad, 2021 trae una gran victoria tras otra. Primero, Alphabet, la empresa matriz de Google, anunció en marzo que dejaría de rastrear a los usuarios individuales mientras se desplazan de un sitio a otro. Esta decisión fue parte de la campaña más amplia de Alphabet para eliminar gradualmente el uso de cookies de terceros, una tecnología antigua pero controvertida, a la que se culpa cada vez más por la cultura laxa actual de intercambio de datos.

Debería estar preocupado por la cantidad de información que comparte WhatsApp con Facebook

Lee mas

En lugar de rastrear usuarios individuales a través de cookies, Alphabet planea usar el aprendizaje automático para agrupar a los usuarios en cohortes según las similitudes de comportamiento. Los anuncios estarán dirigidos a estas cohortes, no a individuos. Alphabet aún necesitará algunos datos para ubicar al usuario en la cohorte adecuada, pero los anunciantes no necesitarán tocar el navegador del usuario.

Ahora llega el segundo capítulo de este reposicionamiento más amplio de la industria. A principios de este mes, Apple presentó una importante actualización de su sistema operativo, que agiliza la forma en que los desarrolladores de aplicaciones externas como Facebook rastrean a los usuarios de Apple. Ahora, esos usuarios deben aceptar explícitamente que se recopilen sus datos. Si bien Facebook inicialmente se opuso a la medida, desde entonces ha moderado esa opinión, incluso prometiendo desarrollar tecnologías publicitarias que «mejoren la privacidad» que dependan menos de los datos sobre los usuarios.

Sin embargo, me pregunto si estas sorprendentes victorias del movimiento por la privacidad pueden, al final, resultar pírricas, al menos para la agenda democrática más amplia. En lugar de tener en cuenta el poder político más amplio de la industria de la tecnología, los críticos de la tecnología más abiertos se han centrado tradicionalmente en hacer que la industria de la tecnología rinda cuentas por numerosas violaciones de las leyes de privacidad y protección de datos existentes.

Esa estrategia suponía que esas transgresiones legales continuarían a perpetuidad. Ahora que Alphabet, y pronto, quizás, Facebook, se apresuran a aprovechar el aprendizaje automático para crear anuncios personalizados que también preservan la privacidad, uno comienza a preguntarse si poner tantos huevos críticos en la canasta de privacidad proverbial fue una decisión acertada. Aterrorizados por la omnipresencia y la eternidad del “capitalismo de vigilancia”, ¿hemos facilitado demasiado que las empresas de tecnología estén a la altura de nuestras expectativas? ¿Y hemos desperdiciado una década de activismo que debería haberse centrado en desarrollar explicaciones alternativas de por qué deberíamos temerle a la gran tecnología?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: