EL TURBULENTO PASADO Y EL INCIERTO FUTURO DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

https://spectrum.ieee.org/history-of-ai#toggle-gdpr

EN EL VERANO DE 1956, un grupo de matemáticos e informáticos ocupó la última planta del edificio que albergaba el departamento de matemáticas del Dartmouth College. Durante unas ocho semanas, imaginaron las posibilidades de un nuevo campo de investigación. John McCarthy, entonces un joven profesor de Dartmouth, había acuñado el término «inteligencia artificial» cuando escribió su propuesta para el taller, que, según dijo, exploraría la hipótesis de que «cada aspecto del aprendizaje o cualquier otra característica de la inteligencia puede, en principio, describirse con tanta precisión que se puede hacer que una máquina lo simule».

Los investigadores de aquella legendaria reunión esbozaron, a grandes rasgos, la IA tal y como la conocemos hoy. De allí surgió el primer bando de investigadores: los «simbolistas», cuyos sistemas expertos alcanzaron su apogeo en la década de 1980. Los años posteriores a la reunión también vieron surgir a los «conexionistas», que trabajaron durante décadas en las redes neuronales artificiales que despegaron recientemente. Estos dos enfoques se consideraron durante mucho tiempo mutuamente excluyentes, y la competencia por la financiación entre los investigadores creó animosidad. Cada parte pensaba que estaba en el camino de la inteligencia artificial general.

Un repaso a las décadas transcurridas desde aquella reunión muestra la frecuencia con la que las esperanzas de los investigadores de IA se han visto aplastadas, y lo poco que esos reveses les han disuadido. Hoy en día, incluso cuando la IA está revolucionando las industrias y amenazando con trastornar el mercado laboral mundial, muchos expertos se preguntan si la IA actual está llegando a sus límites. Como explica Charles Choi en «Seven Revealing Ways AIs Fail», los puntos débiles de los actuales sistemas de aprendizaje profundo son cada vez más evidentes. Sin embargo, los investigadores no tienen una sensación de fatalidad. Sí, es posible que nos encontremos con otro invierno de la IA en un futuro no muy lejano. Pero puede que este sea el momento en que los ingenieros inspirados nos lleven finalmente a un eterno verano de la mente de las máquinas.

*** Translated with http://www.DeepL.com/Translator (free version) ***

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: