La Gran Mentira – Cómo esclavizar al mundo

La mentira siempre se ha utilizado con fines políticos. La mentira encubre la corrupción, los errores del pasado y los motivos ocultos, y es un ingrediente esencial en las campañas políticas. Sin embargo, a veces las mentiras políticas adoptan una forma mucho más siniestra. Las mentiras se vuelven omnipresentes, abarcan todos los aspectos de la vida e infectan cada rincón de la sociedad. Este hecho es una señal de que el totalitarismo puede estar aumentando. Porque, como señaló la filósofa política Hannah Arendt, el totalitarismo, en su esencia, es un intento de «transformar la realidad en ficción». Es el intento de los actores estatales corruptos y patológicos de imponer un relato ficticio del mundo a toda la población. En la Alemania nazi fue la idea de una raza superior y un pueblo impuro lo que constituyó la gran mentira, en la Unión Soviética fue la creencia de que el comunismo de Estado podía funcionar y que todos podían ser iguales. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: