Para este conductor de furgoneta de Amazon, la vigilancia de la IA fue la gota que colmó el vaso

https://news.trust.org/item/20210319120214-n93hk/

Cuando Vic empezó a repartir paquetes para Amazon en 2019, lo disfrutó: el trabajo era físico, le gustaba la autonomía y le permitía explorar nuevos barrios de Denver, Colorado.

Pero a Vic, que pidió que se le llamara por su nombre de pila por miedo a las represalias, no le gustaba la sensación de estar constantemente vigilado. 

Al principio, era la aplicación «Mentor» de Amazon la que controlaba constantemente su conducción, el uso del teléfono y su ubicación, generando una puntuación para que los jefes evaluaran su rendimiento en la carretera.

«Si pasábamos por un bache, el teléfono sonaba, la aplicación Mentor registraba que usaba el teléfono mientras conducía y, pum, se me desconectaba», dice.

Entonces, Amazon empezó a pedirle que publicara «selfies» antes de cada turno en Amazon Flex, otra aplicación que tuvo que instalar. 

«Ya había iniciado la sesión con mi tarjeta de acceso al principio del turno, ¿y ahora quieren una foto? Era demasiado», dijo.

La última indignidad, según él, fue la decisión de Amazon de instalar en los vehículos de reparto una cámara de cuatro lentes con tecnología de inteligencia artificial que grabaría y analizaría su cara y su cuerpo durante todo el turno. 

Este mes, Vic presentó su preaviso de dos semanas y renunció, antes de que el 23 de marzo se cumpliera el plazo para que todos los trabajadores de su centro de distribución de Denver firmaran formularios de autorización para que Amazon les grabara y recogiera y almacenara su información biométrica.

«Era una violación de la privacidad y un abuso de confianza», dijo. «Y no iba a tolerarlo».

Los sistemas de cámaras, fabricados por la empresa estadounidense Netradyne, forman parte de un esfuerzo nacional de Amazon para responder a la preocupación por los accidentes de sus cada vez más omnipresentes furgonetas de reparto.

Una portavoz de Amazon escribió en un comunicado enviado por correo electrónico que la empresa está «invirtiendo en seguridad en todas nuestras operaciones y recientemente ha comenzado a desplegar la tecnología de seguridad basada en cámaras líder en el sector en toda nuestra flota de reparto. Esta tecnología proporcionará a los conductores alertas en tiempo real para ayudarles a mantenerse seguros cuando están en la carretera.» 

Amazon no respondió a las preguntas sobre las preocupaciones de privacidad planteadas por los conductores ni proporcionó información adicional sobre con quién compartiría los datos de los conductores. 

Albert Fox Cahn, que dirige el Proyecto de Supervisión de la Tecnología de Vigilancia -una organización de defensa de la privacidad- dijo que las cámaras de Amazon formaban parte de una nueva y preocupante tendencia.

«A medida que las cámaras se abaratan y la inteligencia artificial se hace más potente, estos sistemas de seguimiento invasivos son cada vez más la norma», dijo.

FOTO DE ARCHIVO: Los paquetes de Amazon son empujados a las rampas que conducen a los camiones de entrega por un sistema robótico mientras viajan en las cintas transportadoras dentro de un centro de cumplimiento de Amazon en Cyber Monday en Robbinsville, Nueva Jersey, Estados Unidos, 2 de diciembre de 2019. REUTERS/Lucas Jackson

HOMBRE QUE AMAZONA

Las cámaras están equipadas con sensores que captan si un conductor bosteza, conduce sin cinturón de seguridad o parece distraído, según una descripción del producto publicada en Internet.

Si se detecta alguno de estos comportamientos, la cámara graba el incidente y lo comparte con el expedidor.

El centro de reparto local de Vic, un contratista independiente de Amazon que no puede ser identificado para proteger el anonimato del conductor, fue elegido para ayudar a pilotar el proyecto hace más de un año, dijo Vic.

En ese momento, Vic dijo a sus supervisores que pensaba que los dispositivos eran intrusivos e insultantes, y que enviaban el mensaje de que sólo podía hacer un buen trabajo si se le observaba de cerca.

Hasta este mes, había podido solicitar furgonetas sin las cámaras instaladas.

Pero hubo algunas ocasiones en las que condujo una furgoneta equipada con las cámaras. Al final de su turno, su supervisor le mostró todas las imágenes que se habían captado.

Cada vez que la IA de la cámara detectaba una anomalía en el comportamiento de Vic -un bostezo, un vistazo a su teléfono- empezaba a grabar y a guardar las imágenes.

Vic se sintió violado.

«Todos estamos ahí para hacer un trabajo. Y si no confían en nosotros para hacer el trabajo, si creen que tienen que vigilarnos las 24 horas del día, ¿por qué nos contrataron? ¿Por qué estamos en nómina?».

Finalmente, su DSP le dijo a Vic que las cámaras iban a ser una política obligatoria de la empresa para todas las furgonetas en todo momento, y que tendría que aceptar ser filmado o buscar otro trabajo.

*** Translated with http://www.DeepL.com/Translator (free version) ***

Respuesta de Fairwork a la propuesta de directiva de la Comisión Europea sobre el trabajo de plataforma

Fairwork acoge con satisfacción la tan esperada Propuesta de Directiva de la Comisión Europea sobre la mejora de las condiciones de trabajo en las plataformas. Después de varios años en los que los tribunales y los responsables políticos de todo el mundo han considerado que las plataformas evitan incluso las obligaciones y responsabilidades más básicas hacia sus trabajadores, esta nueva propuesta de la UE constituye un paso importante hacia unas condiciones de trabajo más justas en la economía de plataforma europea.

La propuesta de la UE llega en un momento conmovedor para la economía de plataforma europea. En los últimos dos años, los trabajadores de las plataformas han realizado actividades esenciales durante la pandemia del virus Covid-19, proporcionando a las personas encerradas o en cuarentena bienes y servicios esenciales. Al mismo tiempo, la pandemia ha puesto de manifiesto las condiciones de trabajo vulnerables e inseguras a las que se enfrentan estos trabajadores, a los que a menudo se les niega el equipo básico de salud y seguridad y carecen de apoyo financiero cuando se ven obligados a autoaislarse. Los dos últimos años también han visto la entrada de muchos nuevos actores en la economía de las plataformas europeas. Estos actores compiten entre sí en una carrera a la baja en las normas laborales, lo que agrava aún más la precariedad y la inseguridad del trabajo de plataforma.

En este contexto, acogemos con especial satisfacción la propuesta de determinar correctamente el estatus laboral. Al clasificar (erróneamente) a los trabajadores como contratistas independientes, las plataformas han negado durante mucho tiempo a sus trabajadores muchos derechos laborales, incluidos los derechos a un salario mínimo, a la protección de la salud y la seguridad, a la seguridad social, a la transparencia de las condiciones de trabajo y a la representación colectiva. Los tribunales de varios países de la UE, como Italia, España, los Países Bajos, Francia, Bélgica y Grecia, ya han fallado a favor de los trabajadores de las plataformas que no se consideran autónomos, obligando a las plataformas a reclasificarlos como empleados. Los responsables políticos italianos y españoles ya han promulgado leyes que conceden a los trabajadores de reparto de alimentos los mismos derechos que a los empleados, y otros países están procediendo en una dirección similar. La propuesta de la UE de una presunción de relación laboral allana el camino para que estos derechos se concedan en toda la UE, permitiendo que los trabajadores de plataformas sean reclasificados como empleados y disfruten de los mismos derechos que otros trabajadores (dependientes), creando una igualdad de condiciones en la economía de plataformas que se esperaba desde hace tiempo.

No es suficiente para proteger a todos los trabajadores

Sin embargo, nuestra investigación en Fairwork pone de relieve que esto podría no ser suficiente para garantizar que todos los trabajadores de plataformas tengan derechos y protecciones adecuados. Como han demostrado muchos casos judiciales en Europa y fuera de ella, las plataformas han podido modificar sus contratos y alterar ligeramente sus modelos de trabajo en respuesta a los juicios para eludir la normativa vigente y evitar que sus trabajadores sean reclasificados como empleados. Es muy probable que esta práctica continúe en el futuro, dejando de nuevo a los trabajadores y sus representantes el juego del gato y el ratón por sus derechos en los tribunales nacionales.

Además, nuestra investigación ha puesto de manifiesto el uso por parte de las plataformas de redes de subcontratación, a menudo complejas, para eludir las responsabilidades del empleador, como ocurre también en muchos otros empleos precarios y mal pagados en toda Europa y fuera de ella. Incluso las plataformas que clasifican a sus trabajadores como empleados pueden recurrir a intermediarios, incluidas las grandes agencias de empleo multinacionales. El uso de intermediarios diluye las obligaciones directas de las plataformas como empleadores y hace más difícil que los trabajadores reclamen sus derechos. La propuesta de la UE no contiene ninguna cláusula relevante en relación con la subcontratación, por lo que de facto no ofrece a los trabajadores de las plataformas ninguna protección contra esas prácticas.  Sin embargo, esperamos que la subcontratación por parte de las plataformas sea más común a medida que más plataformas se vean obligadas a reclasificar a los trabajadores como empleados.

Por último, la propuesta no contiene ninguna mejora en los derechos y protecciones para aquellos que seguirán siendo clasificados como autónomos, ya sea de forma genuina o no. El proyecto Fairwork quiere asegurarse de que todos los trabajadores, independientemente de su clasificación laboral, disfruten de unas normas laborales básicas en línea con el Programa de Trabajo Decente de la OIT. Tal y como están las cosas, todos los trabajadores de plataformas que seguirán siendo clasificados como autónomos, como los trabajadores de plataformas en el sector doméstico y de cuidados, así como los trabajadores de las nubes, seguirán sin disfrutar de derechos básicos, como el derecho a un salario mínimo, a la protección de la salud y la seguridad, a la transparencia, al debido proceso y a la representación colectiva. Es necesario hacer más para garantizar que estos trabajadores, que se encuentran entre los más vulnerables dentro de la economía de plataforma, estén adecuadamente cubiertos por derechos y protecciones básicas y disfruten de normas laborales decentes. Por ejemplo, muchas plataformas del sector doméstico y de cuidados se presentan como meros proveedores de un mercado donde los clientes se encuentran con los trabajadores. La advertencia, en este caso, es que la mayor parte de los beneficios de las plataformas provienen no sólo del establecimiento de un contacto inicial entre trabajadores y clientes, sino también del mantenimiento de una relación laboral mediante el cobro de comisiones o m

*** Translated with http://www.DeepL.com/Translator (free version) ***

El seguimiento algorítmico está «dañando la salud mental» de los trabajadores del Reino Unido

https://www.theguardian.com/technology/2021/nov/11/algorithmic-monitoring-mental-health-uk-employees

La supervisión de los trabajadores y el establecimiento de objetivos de rendimiento mediante algoritmos está dañando la salud mental de los empleados y debe ser controlada por una nueva legislación, según un grupo de diputados y pares.

Una «ley de responsabilidad por los algoritmos» garantizaría que las empresas evaluaran el efecto de los regímenes basados en el rendimiento, como el control de las colas en los supermercados o las directrices de entregas por hora para los conductores de reparto, dijo el grupo parlamentario multipartidista (APPG) sobre el futuro del trabajo.

Las tecnologías de control y fijación de objetivos, en particular, se asocian a impactos negativos pronunciados en el bienestar mental y físico, ya que los trabajadores experimentan la presión extrema de la microgestión constante en tiempo real y la evaluación automatizada», señalan los miembros del APPG en su informe «La nueva frontera: La inteligencia artificial en el trabajo.

El informe recomienda la introducción de una nueva ley de algoritmos, que, según dice, establecería «una dirección clara para garantizar que la IA pone a las personas en primer lugar». Advierte que «el uso de tecnologías algorítmicas de vigilancia, gestión y control que realizan nuevas funciones de asesoramiento, además de las tradicionales, ha aumentado significativamente durante la pandemia».

Según la ley, los trabajadores tendrían derecho a participar en el diseño y el uso de sistemas basados en algoritmos, en los que los ordenadores toman y ejecutan decisiones sobre aspectos fundamentales del trabajo de una persona, incluyendo en algunos casos la asignación de turnos y el salario, o si consiguen un trabajo en primer lugar.

El informe también recomienda que las empresas y los empleadores del sector público realicen evaluaciones del impacto de los algoritmos, con el fin de eliminar cualquier problema causado por los sistemas, y que se amplíe el nuevo organismo de regulación digital, el Foro de Cooperación para la Regulación Digital, con el fin de introducir certificaciones y orientaciones para el uso de la IA y los algoritmos en el trabajo.

Los diputados añadieron que el uso de la IA y los algoritmos produce una sensación de injusticia y falta de independencia entre los trabajadores, que además no son conscientes del papel de la información personal a la hora de orientar las decisiones sobre su trabajo. La regulación de las redes sociales y las plataformas de vídeo también se incluirá en el proyecto de ley de seguridad en línea, que se convertirá en ley a finales del próximo año.

El diputado David Davis, presidente conservador del APPG sobre el futuro del trabajo, ha declarado: «Nuestra investigación revela cómo las tecnologías de IA se han extendido más allá de la economía del trabajo para controlar qué, quién y cómo se hace el trabajo. Está claro que, si no se regulan adecuadamente, los sistemas algorítmicos pueden tener efectos perjudiciales para la salud y la prosperidad.»

Clive Lewis, miembro laborista del APPG, añadió: «Nuestro informe muestra por qué y cómo el gobierno debe presentar propuestas sólidas para la regulación de la IA. Hay marcadas lagunas en la regulación a nivel individual y corporativo que están perjudicando a las personas y comunidades en todo el país.»

*** Translated with http://www.DeepL.com/Translator (free version) ***

La vigilancia de los empleados va en aumento. Los defensores de la privacidad están preocupados por todos nosotros

El sindicato AUK pide que se introduzcan medidas para proteger a los empleados de la «vigilancia intrusiva», después de que los sondeos indicaran que uno de cada tres trabajadores del Reino Unido es vigilado por su empresa, incluso en su propio domicilio.

Prospect, un sindicato de 150.000 miembros que agrupa a los profesionales de la tecnología, la ingeniería, la gestión, la administración pública y otros sectores, afirma que le preocupa que el aumento de las organizaciones que utilizan tecnologías de vigilancia para controlar a los trabajadores se produzca sin control y sin el consentimiento de los empleados.

Según los datos de una encuesta realizada por Opinium entre más de 2.400 trabajadores del Reino Unido, el 32% está siendo vigilado de alguna forma por sus empleadores, frente al 24% de abril de 2021.

El uso de la tecnología de cámaras para vigilar a las personas que trabajan desde casa también se ha duplicado, según los datos: el 13% de los trabajadores a domicilio son vigilados actualmente por cámaras, frente al 5% de hace seis meses.

Prospect afirma que la vigilancia afecta especialmente a los trabajadores de los sectores con «mayores niveles de trabajo a distancia, mayor proporción de trabajadores jóvenes y bajos niveles de afiliación sindical», entre los que se encuentran los trabajadores del sector tecnológico.

Los trabajadores más jóvenes son mucho más propensos a ser vigilados que sus colegas de más edad, según el sondeo: casi la mitad (48%) de los encuestados de entre 18 y 34 años dijeron que eran vigilados en el trabajo, incluido el 20% que declaró que su actividad era seguida a través de una cámara.

Chi Onwurah, ministro digital en la sombra del Partido Laborista del Reino Unido, calificó los resultados de «profundamente preocupantes» y pidió leyes más sólidas para proteger la intimidad de los empleados, especialmente de los que trabajan desde casa.

 «Las nuevas tecnologías permiten a los empresarios tener una ventana constante a los hogares de sus empleados, y el uso de la tecnología no está regulado en gran medida por el gobierno», dijo Onwurah.

«Creemos que hay que actualizar la ley para proteger la privacidad de los trabajadores y establecer límites razonables al uso de esta tecnología de espionaje, y la opinión pública está mayoritariamente de acuerdo con nosotros».

¿Te vigila el gran hermano?

La introducción de la noche a la mañana del trabajo a distancia a principios de 2020 creó retos tanto técnicos como de gestión para las empresas, que de repente se encontraron con que tenían que coordinar eficazmente a los equipos a distancia.

Mientras algunas empresas buscaban soluciones técnicas para ayudarles a mantener la productividad, los servicios de monitorización remota -que ofrecen una variedad de herramientas basadas en software que permiten a los administradores seguir la actividad en línea de los empleados- han experimentado un aumento en su adopción.

Además de las cuestiones éticas que plantea la vigilancia de los empleados en sus propios hogares, se ha planteado la preocupación de que no se consulte adecuadamente a los trabajadores antes de introducir estas tecnologías, lo que podría infringir la política del Reglamento sobre la protección de la propiedad intelectual (GDPR).

Los defensores de la privacidad también están preocupados por el hecho de que el software de monitorización remota se está introduciendo más rápidamente que las políticas y leyes que rigen su uso. «No cabe duda de que la tecnología ha mantenido a muchos de nosotros a salvo, conectados y trabajando durante la pandemia, pero ahora se está produciendo un deslizamiento de la misión en su propósito, dijo a ZDNet Andrew Pakes, secretario general adjunto de Prospect.

«Tenemos que desafiar el auge de la tecnología espeluznante y garantizar que la tecnología digital trabaje para nosotros, y no al revés».

*** Translated with http://www.DeepL.com/Translator (free version) ***

Automatización del lugar de trabajo sin diferencias de rendimiento: una respuesta a Danaher y Nyholm

https://link.springer.com/article/10.1007/s43681-021-00064-1

En un reciente artículo de esta revista, John Danaher y Sven Nyholm plantean la fundada preocupación de que los avances en la automatización basada en la IA amenacen los valores del trabajo significativo. En particular, presentan argumentos sólidos para pensar que la automatización socavará nuestros logros, haciendo así que nuestro trabajo sea menos significativo. También se afirma que la amenaza a los logros en el lugar de trabajo abrirá «brechas de logros», el reverso de las «brechas de responsabilidad» que ahora se discuten comúnmente en la ética de la tecnología. Esta afirmación, sin embargo, es mucho menos preocupante que las inquietudes generales por la automatización generalizada, sobre todo porque se basa en varias ambigüedades conceptuales. En este artículo, sostengo que, aunque la amenaza a los logros en el lugar de trabajo es problemática y exige respuestas políticas del tipo que Danaher y Nyholm esbozan, cuando se enmarca en términos de responsabilidad, no hay «brechas de logros».

Plataformas biopolíticas: las virtudes perversas del trabajo digital

https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/17530350.2021.1901766

Al mediar las actividades cotidianas, las interacciones sociales y las transacciones económicas, las plataformas digitales desempeñan un papel cada vez más dominante en el capitalismo contemporáneo. Estas plataformas se han destacado en la extracción de valor de los activos y el trabajo que se han considerado in(der)productivos. Mientras que la floreciente literatura sobre el capitalismo de plataforma y el trabajo digital se ha centrado en estos sistemas de extracción de valor, se ha prestado mucha menos atención a cómo las plataformas han emprendido también un proyecto de formación de sujetos y, por tanto, de desarrollo de capital. Mediante la teorización de una investigación empírica con personas que trabajan como repartidores de comida para Deliveroo, mostramos cómo las plataformas, en concreto las que prestan servicios en lugares urbanos, fomentan, e incluso exigen, que los trabajadores desarrollen una forma de capital humano basada en tres virtudes perversas que los convierten en trabajadores más productivos y deseables: flexibilidad, vitalidad y legibilidad. A continuación, analizamos el funcionamiento y las implicaciones de las plataformas biopolíticas, es decir, las plataformas que crean y administran un régimen de gobernanza biopolítica para cultivar y acumular capital, tanto humano como de datos.

Los empresarios tienen demasiado poder sobre la información. Los trabajadores deben reclamar sus derechos sobre los datos

https://www.weforum.org/agenda/2021/09/workplace-data-rights-regulation/

La pandemia supuso un fuerte aumento de la acumulación de datos en el lugar de trabajo.

– La mayoría de los trabajadores están mal protegidos con respecto al acceso y la portabilidad de los datos en virtud de los regímenes normativos actuales.

– La portabilidad de los datos es especialmente acuciante para los trabajadores de plataformas.

Se recogen muchos datos en el trabajo. Sin embargo, el lugar de trabajo no está actualmente en la vanguardia de la gobernanza de datos. Las cuestiones relativas a los derechos, la recogida, el acceso y el intercambio de datos siguen sin resolverse, lo que afecta a la privacidad de los trabajadores, a su movilidad profesional y a la calidad del empleo. Lo mismo ocurre con la necesidad de hacer valer los derechos de los datos colectivos ya que, según la organización filantrópica mundial Luminate, «los reguladores siguen centrándose en la protección de los individuos o, en el mejor de los casos, de las clases protegidas, como las personas de determinados géneros, edades, etnias u orientaciones sexuales». Aunque esto es extremadamente importante, no es suficiente para permitir una verdadera agencia a los sujetos y productores de datos.

La pandemia de COVID-19 abrió nuevas fuentes de datos en el trabajo a través de la recogida de datos sanitarios y el teletrabajo. Los datos de Gartner muestran que el número de trabajadores que utilizan herramientas de colaboración en línea se duplicó hasta el 80% de 2019 a 2021:

La pandemia ha dado lugar a enormes aumentos en la recopilación de datos en el lugar de trabajo

La pandemia ha provocado un enorme aumento de la recogida de datos en el lugar de trabajo

Imagen: Gartner

Normalmente, los datos de la fuerza de trabajo se recopilan durante la contratación y en el trabajo (a través de herramientas de comunicación, interfaces hombre-máquina, sensores, etc.). El regulador francés de la protección de datos CNIL enumera las formas estándar en que los empleadores recogen y procesan los datos de los recursos humanos, entre ellas (1) la contratación; (2) la administración de los empleados; (3) la gestión de la remuneración y los trámites administrativos; (4) el suministro de herramientas profesionales; (5) la organización del trabajo; (6) la gestión de la carrera y la movilidad; (7) la formación; (8) los registros obligatorios y la gestión de las relaciones con los representantes de los trabajadores; (9) las comunicaciones internas; (10) las prestaciones sociales; y (11) la auditoría y la gestión de (pre)litigios.

*** Translated with http://www.DeepL.com/Translator (free version) ***

La IA de la industria tecnológica se está homogeneizando peligrosamente, dicen los expertos de Stanford

Un grupo multidisciplinar de profesores y estudiantes de la Universidad de Stanford quiere iniciar un debate serio sobre el creciente uso de modelos de IA grandes y terriblemente inteligentes, como el modelo de lenguaje natural GPT-3 (Generative Pretraining Transformer 3) de OpenAI.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El GPT-3 es fundacional porque se desarrolló utilizando enormes cantidades de datos de entrenamiento y potencia informática para alcanzar un rendimiento de propósito general de última generación. Los desarrolladores, que no quieren reinventar la rueda, lo utilizan como base de su software para abordar tareas específicas.

Pero los modelos de base tienen algunos inconvenientes reales, explica el profesor de informática de Stanford Percy Liang. Crean «un único punto de fallo, por lo que cualquier defecto, cualquier sesgo que tengan estos modelos, cualquier vulnerabilidad de seguridad… se hereda ciegamente por todas las tareas posteriores», afirma.

Liang dirige un nuevo grupo reunido por el Instituto de Inteligencia Artificial Centrada en el Ser Humano (HAI) de Stanford, denominado Centro de Investigación de Modelos Fundamentales (CRFM). El grupo está estudiando el impacto y las implicaciones de los modelos de fundación, y está invitando a las empresas tecnológicas que los desarrollan a sentarse a la mesa y participar.

PUBLICIDAD

El afán de lucro anima a las empresas a pisar el acelerador en la tecnología emergente en lugar de frenar para reflexionar y estudiar, dice Fei-Fei Li, que fue director del Laboratorio de Inteligencia Artificial de Stanford de 2013 a 2018 y ahora codirige HAI.

«La industria está trabajando rápido y duro en esto, pero no podemos dejar que sean los únicos que trabajen en este modelo, por múltiples razones», dice Li. «Mucha de la innovación que podría salir de estos modelos todavía, creo firmemente que saldrá del entorno de la investigación donde los ingresos no son el objetivo».

POCOS MODELOS, GRAN IMPACTO

Parte de la razón de toda la preocupación es que los modelos de fundación terminan tocando la experiencia de muchas personas. En 2019, los investigadores de Google construyeron el modelo de lenguaje natural BERT (Bidirectional Encoder Representations from Transformers), que ahora desempeña un papel en casi todas las funciones de búsqueda de Google. Otras empresas tomaron BERT y construyeron nuevos modelos sobre él. Los investigadores de Facebook, por ejemplo, utilizaron BERT como base para un modelo de lenguaje natural aún mayor, llamado RoBERTa (Robustly Optimized BERT Pretraining Approach), que ahora sustenta muchos de los modelos de moderación de contenidos de Facebook.

«Ahora casi todos los modelos de PNL (Procesamiento del Lenguaje Natural) se construyen sobre BERT, o quizá sobre uno de estos modelos básicos», dice Liang. «Así que está ocurriendo esta increíble homogeneización».

En junio de 2020, OpenAI comenzó a poner su modelo de lenguaje natural GPT-3 a disposición de otras empresas a través de una API comercial que luego construyeron aplicaciones especializadas sobre él. OpenAI ha construido ahora un nuevo modelo, Codex, que crea código informático a partir de texto en inglés.

Los modelos de fundación son un fenómeno relativamente nuevo. Antes de 2019, los investigadores diseñaban modelos de IA desde cero para tareas específicas, como resumir documentos o crear asistentes virtuales. Los modelos de fundación se crean con un enfoque totalmente diferente, explica Liang.

*** Translated with http://www.DeepL.com/Translator (free version) ***

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar